En hora buena: el reloj del municipio funcionaría en un mes

extraido de rosario3.com 

Alcides Cornier adelantó que está siendo reparado al igual que su habitáculo. El relojero atiende las máquinas de los treinta y cuatro relojes públicos en Rosario. Cómo experimentó el cambio de huso horario y cómo vive la responsabilidad de velar por los tic-tac que marcan el tiempo en la ciudad
Sigue leyendo

Anuncios

Rita La Salvaje y la Chicago argentina

Informe de Patricia Narváez Febrero 2004

Rita La Salvaje y la Chicago argentina

En septiembre de 2003 mantuve en Rosario varios encuentros con Rita La Salvaje. La encontré recién mudada, en una pensión de mala muerte del bajo, en la sola compañía de su gata Vivi, que con ella lleva once años.

La mujer es muy sencilla, tanto como lo eran, en esencia, sus apariciones públicas, a pesar del mote de escandalosas debido a la exhibición de su cuerpo desnudo. Bastante cordial, como lo puede ser cualquier señora que ha vivido y quiere contar; de todos modos la promueven los rencores que la hacen maldecir a muchos por lo que piensa le ha sucedido en calidad de víctima.

Sigue leyendo

Granizo en la ciudad

Granizo en la ciudad

Cargado originalmente por Koluso

Pagina 12: Romper el silencio

Romper el silencio

El tráfico y la explotación sexual, especialmente de mujeres, niños y niñas, es una práctica que lejos de menguar ha crecido sin detenerse desde hace siglos. Amparada por la globalización que borró fronteras y empobreció aún más a los países vulnerables, este negocio deja entre cinco y siete billones de dólares por año, cobijado por el silencio –el miedo– de las víctimas y la complicidad de funcionarios de Estado a los que también compra el dinero.

 

//

https://i1.wp.com/static.pagina12.com.ar/fotos/las12/20030926/notas_12/rompersilencia.jpg

Arriba: RUCHLA LAJA LIBERMAN EN 1918 (archivo familiar)
Abajo: Dominicanas en Buenos Aires, más de cinco mil fueron traídas a fines del los 90.

     

Por Marta Dillon

Fue en su garganta donde la muerte cerró su cerco. Ahí donde quedan las palabras no dichas, donde se acumulan cuando el mandato de silencio es la condición para seguir andando. Y sin embargo ella había hablado. Cinco años antes de que se firmara en el Hospital Argerich su certificado de defunción, ella había corrido hasta la comisaría séptima de Buenos Aires para contar su historia. Dijo, cuando faltaban minutos para el brindis que recibiría el año 1930, que hacía demasiado tiempo que vivía sometida por la red de proxenetas más organizada de la que se tenga memoria en la Argentina: la Zwi Migdal.

Sigue leyendo

Clarin: La “polaquita” que destruyó a la Zwi Migdal

PERSONAJES DEL CRIMEN | LA SOCIEDAD DE LOS RUFIANES
La “polaquita” que destruyó a la Zwi Migdal
 

Parecía una estructura sólida. Su sede estaba en un palacio, al 3200 de la avenida Córdoba; tenía un cementerio para sus socios, teatros propios con obras en idish y hasta una sinagoga.

Pero, hacia 1930, aquella próspera “Sociedad Israelita de Socorros Mutuos Varsovia” (fundada en 1906) no era lo que mostraba, ni lo que defendían los honestos de la colectividad, que los apartaban y combatían.

Sigue leyendo

La Capital: Historias de la Chicago Argentina Las pensionistas del café Royal

Historias de la Chicago Argentina  Las pensionistas del café Royal
Fue uno de los prostíbulos más importantes de Pichincha, aunque su origen es todavía desconocido. En 1930 fue escenario de una insólita huelga de prostitutas
María Luisa Múgica

En la historia de los prostíbulos de Pichincha, los nombres del Madame Safo y del Petit Trianon, con las numerosas leyendas que evocan, han terminado por dificultar la visión del conjunto. Entre las casas de tolerancia que no gozan de tanta fama, pero que tienen una historia que también debe ser contada, se encuentra el café Royal.

Sigue leyendo

Clarin: CHICHO GRANDE

PERSONAJES DEL CRIMEN: CHICHO GRANDE
El hombre que armó “la Chicago argentina”
 

Lo acusaron de ser “el Al Capone argentino”. Fue el alma mater de la mafia de Rosario de los años 30. Dijeron que era estafador y asesino, que ordenaba secuestros, que manejaba las apuestas de carreras de caballos y que vendía protección. Jamás le probaron nada. Y él, don Juan Galiffi, siempre juró ser un santo.
Sigue leyendo