En hora buena: el reloj del municipio funcionaría en un mes

extraido de rosario3.com 

Alcides Cornier adelantó que está siendo reparado al igual que su habitáculo. El relojero atiende las máquinas de los treinta y cuatro relojes públicos en Rosario. Cómo experimentó el cambio de huso horario y cómo vive la responsabilidad de velar por los tic-tac que marcan el tiempo en la ciudad

Aunque no lo veamos, están. Unos 34 relojes públicos se despliegan por Rosario y marcan con sus agujas el tiempo que transcurre, aunque, muchas veces, se hallen detenidos o fuera de hora. Es que el funcionamiento de un reloj no es un asunto simple y bien lo sabe Alcides Cornier, un relojero que con 82 años se dedica en exclusiva a seguirle el ritmo a esas casi cien agujas que dan vuelta en las alturas.

En espera de dejar a punto el reloj del Palacio de Los Leones, Cornier, conversó con Rosario 3.com. “En un mes el reloj estará reparado. Lo que sucede -explicó con gran paciencia – es que la pedrea de noviembre de 2006 lo destruyó. Ahora se está terminando su reparación pero también de está reparando su habitáculo, allí donde está la máquina. También se va a arreglar el campanario y se le van a poner vidrios nuevos y cortados”, detalló.

El del municipio no es el único reloj que está en sus manos. “Yo me encargo de mantener los relojes de la ciudad, los públicos que son como 34. Hay electrónicos y también los hay solares y claro, están los clásicos. Ahora terminamos el del Palacio municipal y después intentaré recomponer el de San Martín y Santa Fe”, adelantó.

Según precisó el relojero, que hace de los 11 años que profesa su pasión hacia las agujas y las máquinas, hay una docena de relojes de los llamados “históricos”: en el cementerio La Piedad (Provincias Unidas y 27 de Febrero), en Provincias Unidas y Mendoza, en Mendoza y bulevar Avellaneda, en la plaza Alberdi, en el parque Alem, en la ex Estación Rosario Norte, en la ex Estación Rosario Central, en Avenida Belgrano y Sargento Cabral, en el Parque Urquiza, en la Plaza Bélgica, en Pellegrini y Necochea, en Pellegrini y Oroño y en 27 de Febrero y Oroño.

Otros de los relojes públicos que Alcides Cornier mantiene son el del Correo Central, el del Palacio Municipal, el de la Terminal de Ómnibus Mariano Moreno (también en reparación luego del 15 N) el de la Plaza Libertad, que tiene a un San Cayetano que da vuelta , otro ubicado en 27 de Febrero y avenida Godoy y los solares en el cruce Alberdi, en avenida Rosario y San Martín, en la plaza Saavedra, en 27 de Febrero y San Martín, en Córdoba y Moreno, en Córdoba y Dorrego, en Córdoba al 7000 y en Córdoba y Wilde.

El relojero hace un recorrido, echando un ojo al movimiento de estas máquinas. Reconoció que algunas no están en hora y explicó: “Muchas máquinas son eléctricas y si se corta la luz se detienen. Luego, cuando vuelven comienzan a funcionar pero ya están retrasados. Hay otros que tienen detenido el cerebro eléctrico y hacen cualquiera, se manejan solos y también hay algunos que fueron rotos por la piedra”, continuó.

A pesar de sus 82 años Cornier aseguró que sube y baja de las torres con frecuencia y no se mostró alterado por el cambio de huso horario. Según apuntó fue actualizando los relojes de a poco, muy al margen de las críticas y quejas de muchos ciudadanos que al mirar para arriba se vieron desorientados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: