Fontanrrosa: Debe estar a la mesa con Arlt, Chejov y Hemingway

Elvio E. Gandolfo. Escritor.

Una vez estuvimos en un centro cultural de la calle Florida compartiendo una mesa con Juan Martini en la presentación de uno de sus libros, y lo re-gastamos, con gran placer de los tres, y del público.

Otra vez fue a Montevideo a ver una versión de Inodoro con títeres; era en invierno y el cruel frío brutal de la ciudad, cuando hay viento y llovizna, lo dejó total y absolutamente afónico. Si no me equivoco, nunca volvió.

Una tercera, llovía tanto en Rosario que todo el mundo se había quedado encerrado en la estación de ómnibus Mariano Moreno, como si fuera aquella película de Buñuel. Me habló de su pibe y yo de mi piba. Estaba embaladísimo porque, dedicado a la guitarra (o el bajo, no recuerdo bien), el pibe había recibido el apoyo total de la familia de los Fattoruso de Montevideo.

Para quien a veces narra, como yo, Fontanarrosa es una consultoría mental importante (lo mismo le ha pasado alguna vez a Fogwill). Debe de haber escrito unos 300 cuentos. Resolvió problemas técnicos sutiles de estilo y emoción como pocos. De esa cantidad, cuando uno enhebra los cuentos excepcionales y los excelentes, son tantos que no tiene equivalente en ningún autor argentino de textos cortos, salvo Borges. Eso es prepotencia de trabajo y talento a lo Arlt.

Sus personajes de historieta y su humor ya están metidos en el código genético de muchísimos argentinos, y es hereditario. Creo que la importancia de la parte literaria irá creciendo en cambio cada vez más con el tiempo. Incluso en países como Estados Unidos les ha llevado un siglo reconocer como corresponde a determinada gente: Poe, Melville, Twain, Lovecraft.

Ahora se hizo realidad literal lo que puse una vez en una contratapa: cuando escribía, Fontanarrosa se instalaba en una Mesa de Galanes intemporal donde charlan Roberto Arlt, Hemingway, Mark Twain o Chejov. Ese cuarteto se debe estar divirtiendo mucho en este momento.

La imposibilidad de volver a cruzarse con él es insoportable. Así que del vacío humano que deja, mejor ni hablar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: